Dom 11 de octubre de 2020 Opinión

OPINIÓN

NEUQUÉN: SIN MARGEN PARA EL ERROR

1024 576

La provincia atraviesa el momento más difícil desde el comienzo de la pandemia y el gobierno no encuentra el rumbo.

Patagonia.Press
Patagonia.Press
https://www.patagonia.press//nota/23777-opinion-neuquen-sin-margen-para-el-error.html
NEUQUÉN: SIN MARGEN PARA EL ERROR
El presidente Alberto Fernández junto al gobernador neuquino Omar Gutiérrez

La compleja situación en el territorio nacional y el delicado, por no decir crítico, momento que atraviesa la provincia del Neuquén, con números que hacen proyectar un panorama cada vez más comprometido para el sistema de salud y por lo tanto para quienes demanden atención del mismo de aquí en adelante, auguran semanas decisivas para los responsables de gestionar la crisis.

Superada la etapa inicial de la pandemia, en la cual las propuestas y proyecciones de los decisores públicos fueron respaldadas mayoritariamente y por lo tanto gozaban de legitimidad, se ingresó en una fase de interacción con la ciudadanía que no avanza necesariamente en paralelo con los problemas sanitarios y amplios sectores que la daban un guiño al accionar del gobierno neuquino dejaron de ser espectadores y pasaron a tener voz y opinión.

La emergencia sanitaria fue el vector que orientó desde el comienzo el accionar del poder público, pero los reclamos sectoriales comenzaron a hacerse oír y a torcer muchas veces las decisiones oficiales, activando una dinámica de idas y vueltas, que, sumadas a la incapacidad para comunicar, generan una confusión generalizada.

Esta nueva fase caracterizada por la escasez de legitimidad de las medidas del gobierno, conducen, inevitablemente, a la debilidad política e institucional de quienes conducen, en un circuito que se retroalimenta y que pareciera difícil de controlar.

La genuina participación y el involucramiento ciudadano han generado también tensión en cada uno de los municipios, cuyos gobernantes no quieren pagar el costo de las decisiones tomadas a nivel provincial. La especulación “positiva” inicial de algunos jefes y jefas comunales, cuando se desconocía la magnitud del fenómeno, y apostaban a que los resultados podrían ser capitalizados en cada distrito, se esfumó por el peso de la realidad, y aquel acompañamiento silencioso viró en sentido contrario transformándose hoy en un silencio acusador. En tal sentido, quienes gobiernan en los niveles locales, sean del signo político que fueran, buscan la manera de despegarse mediante variadas estrategias, de las decisiones adoptadas por el gobierno de la provincia.

Está claro para quienes fueron electos/as por el voto popular que: la debilidad del gobierno central conduce a la falta de apoyo y ésta lleva a un desgaste que se puede “llevar puesto” el poco o mucho capital político presente y sobre todo futuro que ostentan quienes estén cerca del primer mandatario. Aunque parezca mentira, la evaluación de la situación que realizan quienes tienen algún grado de responsabilidad pública excede, por mucho, a la de la emergencia sanitaria, aún a sabiendas que ésta todavía no mostró su peor cara. 

Es que hoy estamos atravesando una nueva etapa, que precede a la que será la fase más cruda y difícil en términos sanitarios, y es la de asumir que los resultados no están siendo los esperados y en términos prácticos, ya nadie busca a los “responsables”, ni se habla en estos términos, sino que se empieza a buscar identificar a los “culpables” de este estado de situación, lugar donde nadie quiere quedar.

La gravedad que reviste la cuestión sanitaria, con un sistema de salud colapsado en todos los sentidos; con una economía en terapia intensiva y un sector privado fundido; con la gente impedida de circular; con espacios políticos tironeándose para ver que redito pueden sacar de la crisis; con Intendentes tratando de salvar la ropa; con un Estado endeudado, con un gasto publico enorme en masa salarial y comandado por un equipo de gobierno ausente y temeroso, sin interlocutores para presentar discusión, completan un cuadro de situación difícil para la provincia del Neuquén. Es preciso señalar que, de todos estos elementos, solo el COVID19, resultaba y resulta impredecible. Del resto de los asuntos, solo se puede decir que el Gobierno, no solo perdió el rumbo, sino también el timón, y esa facultad sí que es indelegable.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Opinión AnnurTV
AnnurTV
https://www.patagonia.press//nota/22332-opinion-visita-y-lustre.html